Está en > Fisiología y desarrollo del cormo de gladiolo en pre y post plantación. 1ª parte

Fisiología y desarrollo del cormo de gladiolo en pre y post plantación. 1ª parte

Fisiología y desarrollo del cormo de gladiolo en pre y post plantación

 

Los artículos y trabajos publicados en España han sido muy numerosos, prácticamente en todas las revistas españolas han aparecido en estos últimos años cerca de cien artículos sobre dicho tema con más o menos extensión pero lo que no se ha publicado hasta la fecha en nuestra lengua era un artículo que explicara de forma clara y concisa sin perder el rigor científico, la evolución fisiológica del cormo de gladiolo y que sirviera de orientación a los técnicos a la hora de estudiar el comportamiento del desarrollo de una planta de gladiolo partiendo de un cormo adecuadamente desarrollado.

Es por esto, que hace años patrocinamos la publicación de este articulo bajo la firma de Piet van der Meer en la revista AGRICOLA VERGEL. El presente trabajo fue fruto de una labor de estudio desde el punto de vista fisiológico realizado por un grupo de post-graduados y técnicos para poner al día los conocimientos que sobre fisiología del desarrollo del gladiolo que se conocen, y de esta forma acercar la técnica a los conocimientos científicos.

Deseamos agradecer al Centro de Fisiología de Landbouw – Universiteit de Wageningen (Holanda) por cedernos la autorización de su publicación «Periodieke Ontwikkeling van Gladiolus Hybridus» de Annie M. Hartsema.

El citado trabajo fue adaptado y resumido, ya que formó parte del curso «Master de Gladiolos» que se ofreció a los cultivadores españoles por la CAMARA DE COMERCIO HISPANO-HOLANDESA.

Con el presente artículo también pretendemos esclarecer muchas dudas y problemas que nos han consultado varios cultivadores.

Lo primero que debemos de tener presente a la hora de manejar un cultivo de gladiolos es el momento en que comienza a desarrollarse la aparición de la flor con la aparición de la tercera hoja una vez plantado el cormo, y partiendo de un cormo en perfectas condiciones fisiológicas. En los artículos con mayor rigor técnico siempre se ha insistido en la sensibilidad del gladiolo a la falta de agua durante la fase comprendida entre la aparición de la tercera hoja, hasta la séptima y que corresponde a la fase final del desarrollo de la inflorescencia. Irregularidades en el riego y la falta de luz son las causas principales de los abortos florales que por desgracia se producen todos los años en nuestro país (Cuadro n.° 1).

CUADRO Nº1

Causas de abortos floralesPlantación Enero a marzoPlantación Abril a junioPlantación Julio a septiembrePlantación Octubre a Diciembre
Debidas a irregularidades hídricas..2% – 5%15% – 18%18% – 25%10% – 5%
Debidas a insuficiencia lumínica…..20% – 60%20% – 25%10% – 12%12% – 20%

Nota: El presente cuadro se ha confeccionado en base a cuarenta variedades concretas, a diez años de seguimiento de plantaciones en base a cerca de 850.000 unidades de gladiolos plantados.

 

Otro de los graves problemas por los que atraviesa una plantación de gladiolos es sin lugar a duda a los hongos parasitarios que pudiéndose desarrollar en la planta pasan al suelo y recíprocamente e incluso quedar en forma de vida latente en el mismo.

Más adelante expondremos la estrecha relación que posee la formación de un nuevo cormo a partir de la base de las hojas que salen del brote formado sobre el cormo plantado y la transmisión de las enfermedades en el suelo que pueden atacar a los cormos de forma sucesiva.

FISIOLOGIA DEL CORMO ANTES DE LA PLANTACION

El cormo de gladiolo al igual que los restantes bulbos posee unas reservas concretas almacenadas en sus órganos subterráneos. El órgano subterráneo se suele llamar vulgarmente bulbo (aunque existen bulbos propiamente dichos desde el punto de vista botánico), aunque en el caso concreto del gladiolo se denomina «cormo». Un «cormo» es en realidad la base hinchada del tallo con reservas almacenadas en el parénquima (llamado también bulbo sólido) estando compuesto por gruesas células que poseen paredes muy gruesas por su contenido en almidón cuyo polisacárido se presenta en granos esféricos u ovoides constituidos por capas alrededor de un centro y con formas variadas según el estadio de desarrollo del cormo.

Una vez acumulado las diferentes reservas y su adecuada proporción de almidón durante la época de reposo vegetativo, el cormo queda envuelto por unas túnicas secas de color marrón variable (según especies y variedades) de aspecto escamoso y muy fibrosas (Figura n.° 1). En dicha figura se observa la túnica exterior (TE) que envuelve por completo el cormo y el viejo tallo floral (TF) de la anterior floración que dio lugar a la formación del cormo.

Cuando se elimina la túnica exterior, aparece un nudo o botón que a su vez está cubierto por una envoltura igualmente de color marrón de aspecto carnoso que destaca por su color blanco-amarillento (según especies y variedades). En los cormos existen dos botones más grandes y los restantes más pequeños proporcionalmente. El botón que se encuentra en la capa más concéntrica y a su vez más cerca del viejo tallo floral (TF) es el que se considera como principal tallo floral y es el que se va a desarrollar más vigorosamente. Los restantes botones pueden brotar, e incluso llegar a florecer en unos casos por accidente (rotura) del principal y en otros por condiciones externas que pueden hacer desarrollar dos o tres vasos florales, llegando en muchos casos a obtener hasta cuatro vasos florales por cormo, como sucede en los gladiolos nanus, variedad «Elvira».

En los gladiolos de flor grande, por lo general la segunda o tercera brotación se detiene una vez aparecido en el nivel del suelo.

Cormo de gladiolo

Figura 1.—El cormo de gladiolo antes de eliminar la túnica y una vez quitada la misma. En el dibujo superior se observa el cormo completamente recubierto por la túnica exterior (TVE) y se observa perfectamente el resto del tallo floral del año anterior (TF). Al eliminar la túnica, se observa en el dibujo inferior, las cicatrices concéntricas (CTV1, CTV2,…CTV4) menos la exterior. En el cormo inferior se observan tres botones B1, B2, y B3, el botón principal B1 se haya junto al resto del viejo tallo floral (TF).

 

EL BOTON FLORAL

Cuando se observa un cormo en su época de reposo, como por ejemplo en el mes de diciembre-enero (cormos normales) y estudiamos detenidamente el botón principal, observaremos unas envolturas en forma de escamas carnosas. Estas escamas son órganos relacionados con las hojas. Algunas aparecerán posteriormente por encima del suelo mientras que las otras se quedan bajo tierra o se pierden cuando se plantan. En un cormo de gladiolo existen muchos órganos y resulta difícil a veces poder determinar con precisión los que se pueden perder una vez plantados o los que van a desarrollarse a vainas. Las vainas es la base de la hoja más o menos ensanchada que abraza parcial o totalmente la ramita en que se inserta.

Si observamos bajo un microscopio y vamos eliminando de una en una las vainas, observaremos bajo cada vaina uno o varios botones. Estos botones formarán en un posterior desarrollo los nuevos bulbillos que más adelante detallaremos.

Si seguimos eliminando más vainas, nos encontraremos con más botones hasta hallarnos en los indicios de la primera hoja.

Ampliacion de dos botones

Figura 2.—Ampliación de los dos botones con las vainas eliminadas previamente en el mes de enero CV1, CV2,… CV5. Entre medio de las vainas se encuentran unos botones numerados según su localización, botón bajo la segunda vaina (VB2), botón bajo la tercera vaina (VB3),… botón bajo sexta hoja (VB6).

Ampliacion del boton principal

 

Figura 3.—Ampliación del botón principal ya en el mes de marzo, en donde se han retirado previamente las primeras cuatro vainas encontrándose botones como por ejemplo el botón de la segunda vaina B(V2). La séptima vaina (V7) se mantendrá en el futuro para dar lugar al tallo principal que envolverá a la base.

 

EVOLUCION DEL CORMO AL CABO DE UNOS MESES

Los cormos se han mantenido a unas temperaturas entre los 15º C. y los 17º C. (tratándose de cormos normales) y es fácil observar como aparentemente el cormo se encuentra sin grandes cambios hasta finales del mes de marzo, es a partir de este mes y en el hemisferio norte cuando se observa el movimiento del brote principal. En los cormos preparados, bien por el procedimiento «voima» o «retardado», estos cambios se producen en otras épocas diferentes. Cuando estudiamos detenidamente un cormo observamos cambios significativos y que quedan reflejados en la Figura n.° 3.

Las vainas exteriores han perdido a lo largo del tiempo su aspecto carnoso y cambian a ser túnicas fibrosas y secas. Las siguientes han crecido al cabo de estos meses y protegen parcialmente al brote mientras las últimas vainas se mantendrán envolviendo de forma sucesiva sus vainas. En total se han formado de 9 a 10 vainas antes de desarrollarse las hojas. En el interior del brote se encuentra la primera hoja con un tamaño de aproximadamente 0’3 cm. y ya se puede apreciar la segunda hoja.

 

DESARROLLO DEL CORMO UNA VEZ PLANTADO    

Desarrollo del brote

 

En la parte inferior del cormo comienza a brotar una gran cantidad de raíces en forma de finos hilos.

La cantidad de raíces de un cormo plantado varían entre 20 y 70. Con la ayuda del agua, se puede y de hecho así sucede como el agua hidroliza y cataliza a la transformación de estas reservas de almidón en azúcares de origen orgánico solubles y aprovechables para la planta y su posterior desarrollo adecuado. Es decir: las moléculas de estos polisacáridos de almidón son poco solubles en agua. La escisión o división en sus componentes se produce tan sólo por hidrolisis ácida (derivada del ácido carbónico y sustituido por átomos de hidrógeno) y por ciertas enzimas (formación de proteínas). El producto final de estas reacciones, poseen unas elevadas dosis de hidratos de carbono (azúcares principalmente) que, junto con ácidos, grasas y proteínas formarán la base de los nutrientes.

También se observa y se ha podido medir como existe una actividad creciente respecto a las fitohormonas naturales como son las auxinas, giberelinas y citroquímicas que son los promotores del crecimiento y desarrollo de la planta de gladiolo a partir del cormo.

Llegado el momento del desarrollo del tallo floral, el brote comienza a crecer buscando la superficie del suelo a costa de sus reservas. Comienza en primer lugar a desarrollarse las vainas de tal forma que entre la última y la penúltima aparece un vástago e igual ocurre entre la última vaina y la primera hoja. Este primer tallo o vástago juega un papel importantísimo en la posterior formación de la flor y del nuevo cormo que en su momento detallaremos. Una vez que aparece la primera hoja, la planta ya puede comenzar a asimilar elementos nutritivos y a costa de este desarrollo se forma la planta mientras que el cormo original va acogiéndose y momificando como consecuencia de la pérdida de elementos bioquímicos para el desarrollo de la planta y posterior floración. La planta de gladiolo puede absorber más alimentos de los necesarios por lo que la planta los almacenará en la parte inferior del tallo que se está desarrollando en ese momento. En ocasiones el almacenaje comienza a llevarse a cabo antes de que el cormo se momifique.

En la Figura 4, se observa el desarrollo del brote principal (BA), mientras que los restantes brotes (BB-BC-BE) pasan a un estadio de latencia.

Figura 4.— Desarrollo del brote aproximadamente unos treinta días después de la plantación. En el dibujo se observa tras haber quitado las cinco túnicas, las cicatrices CTV1, CTV2,… CTV4. La primera hoja H1, asoma entre las vainas V6, V7, V8, y V9.

Como se ha descrito cuando el cormo comienza a engordar lo hace en la parte nueva del tallo que se encuentra entre la penúltima y la última vaina, así como en la parte baja de la primera hoja, para facilitar el almacenaje de alimentos producidos en exceso, en ese momento empieza a desarrollarse por encima del viejo cormo, en el caso de aparecer más brotes, aparecerán nuevos cormos.

En estos momentos, el suministro de agua es obstaculizado por las raíces que aparecen alrededor del viejo cormo como consecuencia de su desorganización radicular al aparecer nuevas y finas raíces. Si el agua no es proporcionada de forma adecuada, se puede llegar a la paralización del crecimiento, si este «freno hídrico» se produce antes de iniciarse la formación del vástago floral, la planta no quedará afectada para un posterior desarrollo foliar, si le proporcionamos agua en cantidad suficiente, pero mientras no se forme el vástago floral, podemos utilizar este método (si no se conoce bien la botánica del cormo puede ser peligroso el «freno hídrico») para retrasar hasta más semanas la floración, caso de ver como se puede adelantar la misma debido a condiciones externas favorables. De todas maneras queremos insistir en la necesidad de que no falte el suministro de agua en esta delicada fase de desarrollo. Por el mismo motivo, la aplicación de abonos ricos en nitrógeno debería de evitarse. En estos momentos aparecen una gran cantidad de nuevas raíces que suelen llamar la atención por su grosor y aspecto carnoso y arrugado. Se tratan de raíces contráctiles que también podrían denominarse raíces «arrastradoras».

Estas raíces poseen una doble función:

a) Absorber y transportar el agua con los elementos minerales solubles del suelo, haciendo la función de las raíces finas.

b) El fijar el nuevo cormo dentro de la tierra para evitar que salga al exterior y quede fijado un poco por debajo del cormo que se plantó.

Las raíces contráctiles, poseen la propiedad de contraerse y su cantidad, tipos y grosores aumenta en el verano hasta llegar a 7 u 8 y máximo 12. Las raíces contráctiles, podemos observarlas adecuadamente en la Figura 5.

En la parte inferior del nuevo cormo, brotan en las axilas de las vainas exteriores unas yemas determinadas. De estas yemas o brotes crecerán unos ápices sobre los cuales se formarán los nuevos brotones. Sobre estos nuevos brotones se formarán unos nuevos bulbillos que suelen recibir el nombre de «Kralen». Es decir, que los botones formados en las axilas de las vainas formaron posteriormente bulbillos BV8, BV9, etc. Durante el crecimiento el número de bulbillos aumenta, en ocasiones podemos encontrar hasta 40 y en casos excepcionales hemos podido encontrar hasta 100, dependiendo de zonas del cultivo y de variedades concretas. En la Figura 5, podemos observar estos botones. Estos botones formados entre las axilas de las hojas, se quedaron sobre el nuevo cormo formado y no brotaron hasta la primavera siguiente.

Desarrollo de las raices

Figura 5.— El desarrollo de raíces contráctiles RC por encima del cormo viejo y bajo la formación del nuevo cormo que comienza a engordar. En la figura se ha retirado las nueve (9) vainas y dos (2) hojas, quedando las cicatrices CV9, CV8, CH1, CH2, etc. También se observan los botones de las vainas y de las hojas BV8, BV9, BH1, BH2, etc.

 
 

Saludos / Saudações / Best regards,
José Ramón Bosque

Servicio de atención al cliente

Distribución en España y Portugallogo-bulbos-vertical

Calle Mossén Febrer, 12 bajo, 46017 Valencia España
 + 34 656946967  l   bulbos@bulbos.eu  

Centro de preferencias de privacidad

Necesarias y de sesión

Cookies de sesión y solicitud de consentimiento de navegación.

Cookies de sesion,Almacenamiento gdpr[allowed_cookies], gdpr[consent_types]

Publicidad

Cookie que contribuye a la personalización de los anuncios dentro de las propiedades de Google, como la Búsqueda de Google. Es decir, esta cookie almacena las búsquedas o resultados de búsqueda más recientes para mostrar anuncios más personalizados en Google.

1P_JAR CONSENT

Analítica

Cookie que contribuye a la personalización de los anuncios dentro de las propiedades de Google, como la Búsqueda de Google. Es decir, esta cookie almacena las búsquedas o resultados de búsqueda más recientes para mostrar anuncios más personalizados en Google.

1P_JAR CONSENT

Otras

Google Maps

NID